En realidad, lo que cambia en el coche eléctrico puro, con respecto a uno de combustión, es el motor y lo relacionado con batería y recarga.

De forma resumida, los componentes de un vehículo eléctrico son:

El propio motor

Es el encargado de convertir la energía eléctrica en movimiento. También es el que se ocupa de hacer lo contrario, es decir de recuperar la energía cinética de la desaceleración, convertirla en eléctrica y, con la ayuda del rectificador, ayudar a recargar las baterías. Los motores utilizados en vehículos, que pueden ser uno o varios, son, en su gran mayoría, de corriente alterna, síncronos o asíncronos, dependiendo de la marca.

Curiosamente, del tema de los motores eléctricos se habla poco. Es más, hasta los mismos fabricantes de vehículos hablan de potencia, de par, lo que es llamativo, ya que cuando se refieren a modelos con motores de combustión casi despiezan el vehículo. Puede que se deba a que los motores eléctricos nos rodean desde siempre, aunque no tanto en coches.

 

Transformador

Es el que se ocupa de transformar la corriente alterna de la red eléctrica en continua, que es la que se acumula en la batería.

 

Batería

Las baterías, de iones de litio sobre todo, son las que almacenan la energía, proveniente del cargador, en pequeñas celdas. Con ellas se alimenta todo el coche eléctrico.

 

Inversor

Tiene la función de convertir la corriente continua de la batería en alterna para alimentar el motor. La mayor parte de los vehículos eléctricos llevan motores de corriente alterna.

 

Rectificador

Es el que realiza la función contraria al inversor, transformando la corriente alterna procedente del motor para que pueda ser almacenada en la batería.

 

Controlador

Se trata de un sistema fundamental en el VE. Regula la potencia que recibe el motor, según lo que pide el conductor a través del acelerador. Además, recibe, supervisa y coordina la información de diferentes sensores para mantener la eficiencia, el buen funcionamiento y la seguridad del sistema.

 

Eléctrico con autonomía extendida

Ha habido fabricantes que han incorporado un pequeño motor de gasolina al vehículo eléctrico para añadir autonomía al mismo. Es el caso de BMW y de Nissan, que presentó esta tecnología a finales de 2016. El motor de gasolina, en este caso, sólo funciona para recargar la batería y, generalmente, no ofrece mucho rango.